Bioethics News

Maternidad subrogada. ¿Quién decide qué hacer cuando se diagnostica una anormalidad fetal?

En la maternidad subrogada, cuándo hay una anormalidad fetal grave. ¿Quién tiene el derecho a decidir qué hacer, los padres contratantes o la mujer que gesta el niño?

Como es sabido, la maternidad subrogada, consiste en iniciar una gestación en una mujer distinta a la madre biológica con la intención de que cuando nazca el niño  éste deba ser entregado a los padres contratantes. Ello suele tener lugar en parejas con problemas de infertilidad, con personas solas o incluso con parejas homosexuales.

Existe dos tipos de subrogación bien diferenciados: la altruista y la comercial. En esta última se paga a la mujer para que acepte el embarazo y en la primera la aceptación de la gestación es por cualquier otra razón, generalmente altruista.

Es sabido que la maternidad subrogada presenta multitud de problemas médicos, sociales y éticos (enlace), pero entre ellos no es menor el de saber qué hacer cuando en el feto gestado se detectan anomalías de cualquier tipo que presuponen que el niño nacido puede padecer problemas médicos objetivos, muchos de ellos casos graves. ¿Se debe seguir con el embarazo?¿Se debe practicar un aborto? ¿y, en este caso, a quien compete la responsabilidad, a la mujer que gesta al niño o a los padres biológicos? ¿En caso de que se deba seguir con el embarazo, quien debe hacerse cargo del niño nacido con una discapacidad?

Problemas todos ellos objetivos y graves sobre los que parece muy necesario reflexionar, e incluso si fuera posible establecer unas pautas objetivas de acción.

En relación con este tema se ha publicado en Bioethics (29; 529-535, 2015) un interesante artículo.

The views, opinions and positions expressed by these authors and blogs are theirs and do not necessarily represent that of the Bioethics Research Library and Kennedy Institute of Ethics or Georgetown University.